Entre 1909 y 1910 un grupo de entusiastas jóvenes se reunía en la zona de Temperley para jugar al fútbol. Varios fueron los campos de juego inicialmente utilizados. Uno de ellos estaba situado aproximadamente a 200 metros al sur del actual estadio del Club Atlético Temperley, en las tierras ubicadas sobre la calle 9 de Julio, entre Dorrego y Brandsen. Otro escenario fue el baldío comprendido entre las calles 25 de Mayo, Brandsen, Pichincha y Suárez y también se jugaba en el delimitado por las calles Guido, Espora, Liniers y Avellaneda, más conocido como “Cochera Avellaneda”. Aquellos equipos, formados por adolescentes de 13 a 16 años, jugaban bajo el nombre de Centenario, y en el primero de esos terrenos, lo hacían vistiendo una camisa celeste y blanca. Uno de esos grupos se organizó con visión de futuro y creció hasta constituirse en un club.

Tan sencilla circunstancia constituyó el origen del Centenario Foot-Ball Club o Club de Foot-Ball Centenario en 1910. Dos años más tarde, el grupo se transformó en club, concretándose su fundación definitiva el 1º de noviembre de 1912.

Se designaron socios fundadores a Salvador Müller, Domingo Paglia, Antonio Scardini, Félix Paglia y Arturo Cordero. También formaron parte del acto fundacional Alejandro y Carlos Tagliani.

La primera cancha se instaló en “Campo Huergo”, en las inmediaciones del actual Hospital Español, de Temperley. Allí se estableció en 1908 una comunidad de inmigrantes italianos que acompañó al equipo de Centenario en los años iniciales de su vida dejando su impronta en la primera camiseta utilizada, roja y verde, colores que junto con el blanco forman la bandera italiana.

El primer equipo que figuró en una anotación fechada el 15 de agosto de 1915 -el registro más antiguo que se posee- estaba formado por Juan Félix Bemposta; Domingo Paglia y Enrique Sciandra; Ernesto Borrás, Salvador Müller y Juan Isola; Antonio Scardini, Adolfo Betular, Arturo Cordero, Félix Paglia y Eduardo Sciandra. También figuraban como contribuyentes en esa época los señores Juan Paglia, Juan Ciodaro, Eduardo Cazalá, Raúl Cervellón, Mauricio Perier, Miguel y Domingo Scardini, Florencio Camarlinghi y B.Camaño.

En 1916, Centenario obtuvo su primer éxito significativo, al adjudicarse un torneo patrocinado por la Liga de Adrogué.

En 1917 se adquirió una bandera celeste con motivo de la inauguración de la cancha en Turdera y ésta pasó a ser la divisa oficial y definitiva del club; celeste, por el firmamento.

Durante la gestión de Alfredo Martín Beranger, quien se constituiría en un dirigente paradigmático al que se le debieron reiterados y trascendentes logros, el club obtuvo la afiliación a la Asociación Argentina de Foot – Ball y comenzó a competir en los campeonatos oficiales. Asimismo, logró la cesión de una parte del terreno en el que hoy permanece la institución.

En abril de 1919 se concretó el ingreso oficial en la Asociación Argentina de Foot – Ball, inscribiéndose tres equipos: uno en Segunda División para disputar los trofeos Campeonato y Copa Competencia, y otros dos en tercera y cuarta división.

El 30 de enero de 1921 el cambio de nombre se hizo realidad, y el 19 de febrero la Asociación Argentina de Foot – Ball (AAF) habilitó a la joven entidad para competir como “Club Atlético Temperley”. En diciembre de 1921, con el aval de de Don Alfredo Beranger, se logró la cesión de los terrenos pertenecientes al viejo Ferrocarril Sud.

El 29 de marzo de 1923 Beranger fue asesinado alevosamente, en un hecho absurdo, relacionado con la adquisición del solar cedido por el ferrocarril. Estaba por cumplir 30 años.

El 13 de abril de 1924 se inauguró el campo de juego del Club Atlético Temperley, en un partido frente a Sportivo Dock Sud, correspondiente a la primera fecha del campeonato superior de la Asociación Argentina de Foot – Ball, en el mismo predio donde hoy está emplazado.

En 1929 fue adquirido el campo de deportes situado sobre la calle 9 de Julio y el 15 de marzo de 1932 la comisión directiva resolvió fusionarse con el Club Argentino de Banfield. Este proceso culminó el 12 de julio de 1935 cuando se realizó una Asamblea Extraordinaria, en la que se resolvió que el club vuelva a llamarse Temperley.

El 9 de febrero de 1937 se inauguró el primer tramo de la nueva sede social y el 4 de diciembre de 1938 fue inaugurada la pileta de natación. Se duplicó el padrón societario.

El 3 de marzo de 1940 fueron habilitadas la cancha cerrada de pelota a paleta y el salón del buffet. En octubre de ese mismo año se inauguró el primer tramo de la tribuna de cemento ubicada sobre la calle 9 de Julio; y al finalizar el año 1944 se completó la construcción de las dependencias administrativas de la institución.

El 24 de noviembre de 1949 la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares del Ministerio de Educación de la Nación otorgó el título de “Biblioteca Popular” a la biblioteca del Club Atlético Temperley.

En 1983, en una final apasionante, Temperley derrotó a Atlanta y ascendió a la primera división. En su regreso al círculo superior, alcanzó las semifinales del Campeonato Nacional.

 

El renacer gasolero

El 28 de agosto de 1989 el Club Atlético Temperley se declaró en quiebra y un año después se resolvió, por mandato judicial, el cese de toda actividad profesional en el club. En junio de 1991 el juez interviniente dispuso la clausura del club hasta que se efectúe el remate.

El arduo y heroico trabajo de socios, vecinos y dirigentes evitó la desaparición de la entidad.

El 24 de julio de 1993, en su vuelta a la actividad futbolística, Temperley derrotó a Tristán Suárez por 1 a 0 con un gol marcado por Walter Céspedes. Dos años después -ante el mismo rival- el Celeste obtuvo el ascenso a la Primera B Metropolitana.

En 1999 el Club consiguió el ascenso a Primera B Nacional tras superar a Defensores de Belgrano en dos partidos finales.

El 30 de julio de 2005 fue inaugurado el sistema de iluminación del estadio Beranger con un partido amistoso frente a la reserva de River Plate. Asistieron 14.000 personas.

 

La vuelta al Nacional: Ascenso 2013/2014

El 9 de junio de 2014, El Celeste coronó su gran campaña (2do lugar) y tras jugar una final de película frente Platense, donde lo derrotó por penales, retornó a la máxima categoría del fútbol de ascenso tras 14 años en la B Metropolitana.

Agradecemos a Marcelo Ventieri y a su blog historiatemperley.blogspot.com