El Gasolero puso en marcha su temporada de manera oficial, con la presentación de su equipo en la sala de conferencias del club, donde además de la presencia de los jugadores y cuerpo técnico, estuvieron todos los dirigentes abocados al básquet celeste y el presidente, Hernán Lewin.

Luego de la exitosa primera experiencia. Temperley encarará su segunda temporada en el Torneo Federal, con grandes expectativas, buscando tener otro año fructífero en cuanto a los resultados. En un clima de mucha distensión durante la sesión fotográfica del plantel, Hernán Lewin tomó contactos con los micrófonos y dio su parecer sobre lo que significa para él, este presente del básquetbol celeste. “Este momento del básquet me genera mucho orgullo, estoy muy contento porque muchos chicos vienen desde muy abajo jugando en el club y cuando veo esto, no dejo de pensar en como arrancamos, el camino recorrido, el cual fue muy largo y lindo a la vez. Se trabajó mucho para llegar hasta acá y es por eso que disfruto mucho este presente”, señaló Lewin.

El buen momento de Temperley como institución, invita a soñar, en un futuro no muy lejano, con el Celeste jugando en la Liga Nacional, máxima categoría del básquetbol argentino. Con respecto a este tema, Lewin puso paño fríos a esa efervescencia y remarcó: “Temperley es un club con mucha convocatoria en el básquet de Capital y sería muy lindo poder jugar la Liga Nacional, pero me gustaría que se logre cuando deportivamente podamos llegar y económicamente lo podamos sostener”.

Leopoldo Ibáñez Paz, uno de los referentes del plantel, fue otro de los que diálogo con el departamento de prensa y dejó algunas impresiones de cómo está siendo esta nueva pretemporada y la importancia que tiene para el equipo el haber podido mantener la base del torneo pasado. “Pienso que con haber mantenido la base del plantel, ganamos mucho y más nos dimos cuenta en el primer amistoso. Si bien sabíamos que era importante, porque nos daba una continuidad al trabajo y al conocimiento entre nosotros, en el juego ante Echagüe, en situaciones reales de partido, me di cuenta que quizás con una simple comunicación visual, podía anticipar el movimiento que iba a hacer alguno de mis compañeros”, destacó Ibáñez Paz.

Otro de los temas al cual se refirió el alero, fue la manera en que van a tener en cuenta los rivales a Temperley, luego de los resultados cosechados en la última campaña. “Creo que este año nos van a tomar de otra forma, el año pasado demostramos que fuimos diferentes a lo que todos pensaban. Se presumía que por ser nuevos en la categoría íbamos a pelear el descenso y sin embargo se fueron dando las cosas y terminamos jugando instancias finales y con buen nivel de básquetbol. Este año los rivales van a tener en cuenta nuestros resultados anteriores y más aún sabiendo que pudimos mantener la base y prácticamente es el mismo equipo”, manifestó el ex Pedro Echagüe.

Además de la presentación, también hubo un amistoso en el microestadio Palo Metz, donde Temperley pudo doblegar a José Hernández por 84 a 71 en un juego que tuvo al elenco local como dominador de principio a fin. El Celeste tuvo un rendimiento sólido en todas sus líneas y apoyado en una intensa defensa pudo imponer tempranas diferencias en el marcador, que luego fue manejando con el correr de los períodos.

El juego interior con Matías Fernández (17), Martín Trímboli (12) e Iván Antoniuk (14) fue lo más sustancioso en cuanto a la ofensiva, que también contó con buenas intervenciones de uno de los refuerzos del plantel, Julián Aguirre (9), sumando puntos y asistiendo con inteligencia en varias ocasiones. En la visita se destacaron Luciano Canzutti y Gonzalo Castaño con 14 y 12 puntos respectivamente, en un conjunto rival que llego diezmado, debido a las bajas por lesiones de tres jugadores importantes de su rotación principal.

basquet

Informe: Mauro Osores
Fotografía: Guillermina Payero
Prensa C.A. Temperley